GPC – Cuidados paliativos Adopción.

ANTECEDENTES
La creciente prevalencia de enfermedades crónicas que, en sus estadios finales, generan sufrimiento intenso a las personas que las padecen, y el impacto en la calidad de vida que esta condición tiene sobre el paciente y sus cuidadores, determinan la necesidad urgente para el país, de contar con una guía de práctica clínica (GPC) que oriente las decisiones respecto al cuidado paliativo, con el propósito de mejorar la calidad de la atención en salud y el uso eficiente de los recursos.
A pesar de que Colombia cuenta con un proceso estructurado de desarrollo de guías, con una metodología sistemática, establecida a través de la Guía Metodológica para la elaboración de Guías de Práctica Clínica con Evaluación Económica en el Sistema General de Seguridad Social en Salud Colombiano(1), la cual recomienda el desarrollo de guías de novo, el Ministerio de Salud y Protección Social (MSPS) ha identificado la necesidad de disponer de una GPC para la toma de decisiones rápidas en un corto periodo de tiempo, lo cual requiere implementar una vía metodológica diferente al
desarrollo de novo.
Ante la necesidad establecida, se decidió realizar un proceso de adopción, sustentado en la búsqueda sistemática, identificación y calificación de calidad, de GPC basadas en la evidencia, que emitan recomendaciones para el cuidado paliativo, con el objetivo de seleccionar, mediante un proceso sistemático y participativo, las guías de mejor calidad metodológica y mayor independencia editorial, para su contextualización y adopción por parte del MSPS. El resultado de dicho proceso fue la selección y adopción de la “Guía de Práctica Clínica sobre Cuidados Paliativos” elaborada por el Ministerio de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco y la Agencia de Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco (Osteba)”(2) y de la “Guía de Práctica Clínica Uso seguro de Opioides en pacientes en situación terminal” elaborada por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía guía(3), a partir de las cuales se desarrolló el presente documento.

INTRODUCCIÓN
El cambio demográfico y epidemiológico al cual se ven enfrentados los países ha generado un aumento en la expectativa de vida, así como una variación en la incidencia y prevalencia de enfermedades crónicas. La incorporación de nuevas tecnologías en salud también contribuye a prolongar la expectativa de vida de personas que padecen condiciones crónicas. La cronicidad y el auge de tratamientos encaminados a prolongar la sobrevida, así como la poca respuesta al tratamiento, demandan una atención especial, acorde al estado físico, mental y emocional. Se estima que para el año 2020, solo a causa de cáncer, cinco millones de personas en el mundo van a requerir atención por síntomas severos antes de la muerte(4).
En el mundo la esperanza de vida ha presentado un incremento que para el periodo comprendido entre 1990 y 2012 fue de 6 años. Se estima que para Colombia la esperanza de vida en el periodo 2010 – 2015 sea de 75 años. Cuando se estima la esperanza de vida por sexo, se evidencia que se espera una esperanza mayor en el sexo
femenino(5).
De acuerdo con la Organización Mundial para la Salud (OMS) los cuidados paliativos (CP) son considerados como “el enfoque que mejora la calidad de vida de pacientes y familias que se enfrentan a los problemas asociados con enfermedades amenazantes para la vida, a través de la prevención y alivio del sufrimiento, por medio de la identificación temprana y la impecable evaluación y tratamiento del dolor y otros problemas físicos, psicosociales y espirituales”(6).
Se estima que tan solo el 15 % de los países en el mundo han integrado al sistema de atención en salud, programas de cuidado paliativo, según el Observatorio Internacional para el final de la vida. En general los países cuentan con algún tipo de atención dirigida al cuidado paliativo, pero se caracterizan por ser servicios fragmentados y con limitaciones para el acceso(7).
En el mundo y en Colombia, los entes gubernamentales han tomado conciencia de esta esta necesidad y se han generado mecanismos para promover una atención óptima e integral para las personas que requieren cuidados paliativos. Ejemplo de ello es la sanción de la Ley 1733 del 08 de Septiembre de 2014(8), por medio de la cual se regulan los servicios de cuidados paliativos para el manejo integral de pacientes con enfermedades terminales, crónicas, degenerativas e irreversibles en cualquier fase de la enfermedad de alto impacto en la calidad de vida.

Ver más en: GPC – Cuidados paliativos Adopción.

Fuente:http://gpc.minsalud.gov.co/gpc_sites/Repositorio/Otros_conv/GPC_paliativo/GPC_paliativo_completa.aspx

Ministerio de Salud y Protección Social.

Los comentarios están cerrados.

Free WordPress Themes, Free Android Games